Donde hay bala, hay ambiente


Y más si es patrocinada por Faustino Asprilla, arriba retratado por los animadores de El Siguiente Programa. De todos nosotros es conocida la múltiple afición del Tino por las armas, y algunos hechos bizarros a cual más, entre los que descuella el famoso golpe que le metiera a un bus en Tuluá que lo dejó incapacitado durante algunos días, y para cubrir dicha incapacidad hizo creer a los médicos de su equipo que había sido una caída jugando parqués!

Así mismo, noticia del año pasado: que el Tino, durante su paso por Newcastle que dejó todo tipo de joyas en su periplo de Premier League, resultó metido en una red de narcotráfico del Tyneside. Cómo no, si es narcotráfico y a países del primer mundo, tenían que aparecer colombianos. Pero eso es otro tema. El caso es que resultó metido en una red de narcos que tenía como clientes al bueno de Allan Shearer y Kevin Keagan. Qué lo incriminó al Tino? Una fotico (no pudimos conseguirla) en la que salía el narco en mención, el Tino, y un oficial de la Policía, al lado de una piscina y con sendos rifles al aire (!).

Lo que nos comunica a la noticia de hoy, que también es judicial: al Tino le sentenciaron medida de aseguramiento por sucesos ocurridos en una noche de abril en el ingenio San Carlos, Valle del Cauca, y vecino de una de las fincas del Tino. Dicha noche, Asprilla iba con dos mujeres camino a dicha finca (suponemos que las dichas mujeres eran asistentes contables (?); para acortar distancias, se puede acceder por un camino interno del ingenio. Supongamos la imagen: Faustino Asprilla con dos señoritas en una 4X4, y un celador le dice que no puede entrar a la finca del ingenio y por ende tampoco a la suya!

Según comentan, el Tino sacó una de sus armas de dotación (?), y comenzó a echar bala, más de 30 cartuchos para ser específicos. El problema es que el arma de dotación del Tino no es cualquier changón ni trabuco: fusil de calibre 5.56, que supo arrasar con buena parte de la caseta del pobre vigilante, que puso la denuncia. Y como resultado, el Juzgado Civil Municipal de Tuluá decidió dictarle medida de aseguramiento por porte ilegal de armas del ejército.

Como un detalle curioso, el Tino salió diciendo que los únicos disparos que había hecho en su vida, eran "los 200 goles registrados ante la FIFA". Cómo no, moñito. Ahí veremos cómo le va al ariete, que por ahora tiene que restringir sus parrandas a la casita de la familia en Tuluá.

2 Comments:

El_Acertijo said...

y este blog verga!??? de donde salio!??

abrazo de gol

www.tremendamentemotivados.com

Ruben

Nuevo diseño, Nueva Era

alfabravo said...

No, la condición es necesaria pero no suficiente.

Lo que se dice es "donde no hay bala, no hay ambiente (hijueputaaa!)"