Memorias de mundiales

El martes fue asignado el Mundial de Fútbol Sub20 a Colombia, por parte de la FIFA. Debería ser el segundo evento de máximo nivel del deporte MUNDIAL, después del Mundial 86 de Alfonso Senior, pero ahora es el segundo evento de máximo nivel del deporte mundial, después de aquella olvidada Copa del Mundo de Ciclismo de 1995.

Ah, días aquellos: yo viví en Duitama hasta que me vine a estudiar a Bogotá en el 2003. Tenía siete años en aquel sábado de octubre, que empezó y terminó encapotado en la parte baja de la ciudad, y tuvo tremendo aguacero en el ascenso. Mi casa queda a una cuadra de una de las partes más importantes de la pista: un giro que queda en la parte final de la zona plana, donde Olano alcanzó la máxima ventaja en la última vuelta. Y así fue, estuve a un metro de los más grandes ciclistas de la época: Miguel Indurain, Abraham Olano, Marco Pantani, Richard Virenque, Oliverio Rincón...

Antes de que hagan el chiste malo: ni tiré la puntilla que pinchó a Indurain en la vuelta 2, ni la que pinchó a Olano en la última vuelta. El de Indurain fue en el ascenso, y yo vivía casi que al otro lado de la parte donde pincha Abraham. Disfruten estos 45 minutos de ciclismo puro y duro:


www.Tu.tv

Sé que han habido mundiales de patinaje en Cali y Barranca, pero este, el del 95, el que Miguel Ángel Bermúdez dio a Colombia (pues en Bogotá se hizo el de pista), es tal vez el evento deportivo más importante que haya hecho este país. Honor y gloria a aquel mundial que dio a la Perla de Boyacá el remoquete de Capital Cívica del Mundo. A las 100 mil personas que nos hicimos en el borde de las avenidas y carreteras de Duitama, viendo pasar ciclistas a toda mecha. A los que nos pegamos trotada entre la casa y la ruta, para ver el mundial mientras estaba la transmisión radial con el gran Alberto Martínez Prader y Héctor Urrego Caballero.

Nunca he vuelto a ver una multitud como esa en Duitama, y lo más cercano fue aquel día del 2004 en el que la Vuelta a Colombia tuvo final de etapa con Chepe Castelblanco vs. Libardo Niño en la Ruta al Mundial, habiendo arrancado en la lejana Barbosa (no estoy seguro de este último detalle). Pero bueno, sé que este es un blog de fútbol y automovilismo, pero se joden, Boyacá es una bendición y acá demostré por qué.

3 Comments:

Mr. Ticulo said...

Ciclismo, Automovilismo, Fútbol... como te decimos? Coldeportes? (¿)

mache® said...

Este es un espacio humilde, pobre, triste y hasta pendejo, dedicado a los deportes en general, y al fútbol y automovilismo en particular (versión 2.1, del 7 de febrero de 2008).

Este no es un blog netamente de fútbol (para eso váyase a Futblog), Tículo, en qué idioma me toca explicarlo?

Mr. Ticulo said...

En que idioma toca explicarte a ti que Futblog ya no existe? (?)