Luis García presenta "el circo de los posibles refuerzos!"

"Vamos a traer a Sangoy de regreso, nos sale más barato. Y después no diiiiiga que noooooooo le avisaaaaaaaaamos" (?)

Antes que nada, el siguiente post no va a ser pa'pelear. De una vez. Porque ya me lo preveo, los hinchas de Juan Carlos López van a salir diciendo "uits, etste tipo no es hintsa, usté no va a Comandos, uits, no, partse, yo soy más hincha que usté, llave". De una vez, anónimo comando, le digo, yo soy tan hincha como usted. Que no tenga plata para ir cada 15 días al estadio es otra cosa (gracias a eso, de hecho, puedo pagarme una conexión de TvCable, mientras usted negocia que la doña de la miscelánea le financie la media hora de interné hasta la otra semana (?)). Sí, yo sé que López pagó los $4000 millones que harán que el equipo sobreviva hasta el 2017, y también sé que López prometió título. Pero el año pasado también lo prometió, tengo memoria de elefante, y creo que nos ganamos el subcampeonato a revelación de la Copa Suramericana (?). Así que ese cuento tan traído de los cabellos, de que López es inamovible porque nos ganamos 10 años de compás, no me lo trago. Ahora, levanto los dedos acusando a una, una y sólo una persona: Luis Augusto García. El Cheque, que en otra condición sería persona venerable en la historia albiazul, ahora es personaje odiado, y con todos merecimientos. Nadie con dos dedos de frente dirá que las acciones del Cheque desde 1998 han sido dignas de un dirigente que pretende lo mejor para su equipo, que no lo mejor para su bolsillo, o para dejarle una herencia a su sindicalista de cabecera (?). Un ejemplo sencillo lo estamos viendo, con el circo mediático en el que se han convertido las contrataciones de Millonarios.

A finales del año pasado, mientras todo el mundo estaba esperando el otro circo mediático de la temporada (lo de Clara Rojas y su hijo, Juan David Gómez), comenzó a sonar la llegada de Iván Kaviedes, figura de la selección ecuatoriana y mundialista. Pero repentinamente se cayó eso, dizque porque el man es muy fiestero (eso no es señal de nada, ejemplo Dayro o Romario). La novela de Maggiolo, un jugador que parece que cogió a Estudiantes de escampadero, y que consiguió que Sensini lo quisiera mucho (?). La sarta de disparos al aire, entre los que llegó a sonar Leandro Lazzaro, el de Tigre; y Delorte, de Argentinos. Y al final, quedamos conque ni Jámilson Olave! Vienen Martín García y Luis Asprilla: en una de estas, sacan al viejo Willy de la cabina de Paché Andrade y lo ponen de punta, y López diciéndole al mismo Paché que "es el refuerzo de renombre que prometí" (?).

Al menos, en Football Manager, yo fui capaz de lograr lo que Juan Carlos López no: contratar a un delantero de renombre en Argentina, un tal Daniel Bazán Vera, que ya ha marcado dos goles con la escuadra azul. Soy grande (?).

1 Comment:

Mr. Ticulo said...

Juegas Football Manager? Por que no lo dijiste antes? avisame y jugamos en red... Por cierto, en mi Junior contrato a Argentinos de renombre, como Federico Insua.