Picando el Nacional - Millonarios

Antioquia Federal contra el Distrito Capital. Los paisas contra los rolos. Los sicarios contra los gamines (?). El valle del Aburrá contra la Sabana. E insértese acá cualquier cantidad de epítetos referidos a la rivaldad entre Medellín y Bogotá, pero por favor, sin caer en los ridículos comentarios de Casale. Todo porque el sábado, a las 8:15 de la noche y con transmisión por señal cerrada, se tendrá el partido que, por nombre y morbo, puede ser el único superclásico del país: Atlético Nacional - Millonarios.


Todos conocemos la historia. Millonarios y Nacional siempre han jugado partidos importantes, no todos buenos pero sí todos con un morbo particular. No más recordar aquel día de septiembre del 2007 en el que un Millos al que Vanemerak llegó y borró con todo lo que representaba Martín Lasarte en 48 horas, le ganó a Nacional contra todo pronóstico (hasta el de los mismos hinchas) y pudo seguir avante en la copa, aunque en el torneo local no le fue para nada bien.

Más atrás, abundan historias de ese partido: el dudoso arbitraje de la Libertadores 89, las finales de la Merconorte 2000, el 4-0 en el 96, los catorce años que Nacional no le deja ver media a los embajadores en el Atanasio por liga, las disputas cabeza a cabeza de los títulos del 76, 78 y 94, en fin. Una cantidad de cosas que hacen que cada día, sea más el morbo que generan los partidos entre el cuadro embajador y el verdolaga.

Pues bien, como en la mayoría de los superclásicos, esto se queda en morbo. Tal cual. Cada vez es más difícil ver un Real Madrid - Barça, un Boca - River o un Pumas - Chivas bueno: la mayor parte del tiempo, el partido se vuelve en un bodrio puro, la táctica hecha partido; un "clásico" de esos que lo hace a uno extrañar cualquier Academia - Santa Fe por Copa Colombia (ah, ese es un partido bueno, ayer quedó 3-3 en Compensar). Y por ende la polémica queda en el extrapartido: qué le dijo Laporta a Guardiola, o cuántos Borrachos del Tablón se fueron a hacerle "hall" a José María Aguilar en el primer piso del Antonio Vespucio Liberti, así.

Entonces, acá es lo mismo: mientras Nacional no es capaz ni de ganar en copa, y Millonarios se regodeó con una Equidad doblemente diezmada (tanto por la pérdida de puntos del partido que le ganó al Cali como porque terminó el partido con tres expulsiones) y apenas ganó su primer partido de cuatro que ya van por el torneo profesional; mientras el duelo es del colero de la tabla contra el 16°, mientras todo eso pasa, ya el aguanterismo comienza a destilar. Eso, sumado a que todavía la sanción de la alcaldía de Medellín a Los del Sur sigue vigente, y por ende los de Norte (léase los Comandos) están pendientes de si pueden ir como barra brava o como gente decente (?). Y por ende, la probabilidad es que se dé el resultado más lógico: un bodrio terrible para todos los que no estén cegados diciendo "gallinas putas" o "sicarios de mierda".

Y obviamente, ya comenzaron a soltar las cifras: que Millonarios lleva 14 años sin ganar en Medellín por liga. Que Nacional lleva 6 partidos sin ganar. Que Millonarios es el acabarrachas más efectivo del país (remember Millos - DIM del año pasado: después de ese partido, al Sachi le quedó tanta cuerda que alcanzó a llevar al Poderoso a la final y a la Libertadores). Que Quintabani vuelve a Medallo. Que Quintabani e Iván Hurtado se fueron a ver a un brujo a Neiva (?). Que Aristizábal es un sicario hijueputa (????). En fin.

El domingo yo me encargaré de hacer la consecuente entrada para analizar el superclásico de la cola, este año patrocinado por Adidas (?).

2 Comments:

Edi said...

31051989edidelverdreComo no se va dar de que hablar fuera del campo (por la situacion).... obviamente se vera un bodrio, este año estos equipos "grandes" estan dando es pesar....Esperamos que no salgan algunas barras Ardidas(?)buen post..!!!

JorgeM said...

Una aclaración, la sanción a L.D.S ya fue levantada.. asi que el sabado se podra ver el partido con todas las tribunas alentando al verde... y a uno que otro valiente de azul(?).