Eliminados 2010: barata de plasmas y LCDs (?)

Se vende sintonizado de antemano para partidos de Inglaterra, España, Estados Unidos y Brasil. No lo ponga en Caracol durante partidos: los ambientes salados corroen su pantalla.

Y sí. Todavía están las opciones matemáticas. Todavía se puede sacar calculadora, rogar porque Argentina y Uruguay, por una vez en la vida, lleguen a la fecha final necesitando puntos ambos los dos (que es MUY posible, dados los resultados de Argentina), rezar porque Ecuador se caiga, y esperar a que Venezuela haga lo lógico ante la aplanadora de Dunga, caerse. El Gol Caracol y SAB Miller empezarán su distribución de calculadoras (también útiles para toda fecha 18), y el 8 de octubre estaremos otra vez pegados del techo, viendo cómo Colombia intenta, a punta de fe y esperanza (gracias, Tato Sanín), ganarle a Chile y Paraguay y meterse al mundial de Suráfrica.

A pesar de eso, yo ya no me hago ilusiones. Y seré claro en esto: la Selección Colombia ya está eliminada del Mundial de Suráfrica. Y es mejor que ya haya sido eliminada.


Claro, uno quiere ver a la selección allá en Suráfrica, jugando contra Bosnia o Marruecos. También uno quiere llenar su álbum Panini con calcomanías de colombianos que no sean Johan Vonlanthen, así le toque tener 50 veces repetido a Mendoza o Giovanni Hernández.

Pero uno se pone a pensar en serio. Para qué queremos ir al mundial, aparte de acolitar la presencia de Jessurum, Luis Bedoya y demás prohombres de nuestro fútbol, en un safari guiado por el cicerone ideal de esas situaciones, el ex gobernador Pablo Ardila?

Es decir: veamos los partidos que se jugaron en esta fecha. Con Ecuador, una sorpresa. Se demostró el verdadero problema con la L10rona: que estaba solo. Se demostró el verdadero funcionamiento del lang8ruto: que necesita alguien que lo acompañe. Y se demostró que Colombia puede marcar goles si la pelota le llega a los delanteros bien, no a punta de chambonazos botados por Yepes y Amaranto. Pero eso se demostró luego de 60 minutos perversos que sólo pueden ser llamados "fútbol" porque es la eliminatoria al mundial de fútbol, porque de resto un equipo tan torpe y limitado como el que salió a la cancha del Atanasio Girardot, no tiene nombre.

Por supuesto, estamos en Colombia. Cuando algo en Colombia funciona, se debe cambiar por algo que no funciona, bajo el síndico que "hay que asegurar". Qué hay que asegurar? Obviamente, que la cosa no funcione. Se pueden usar mil excusas: que el equilibrio, que el rival es duro, que hay que defender el cero, que la mar en coche.
La cuestión es breve: el fútbol es mucho más simple de lo que lo hacen ver los técnicos colombianos. Un equipo tiene la pelota, juega rápido, tiene precisión y ya. No tiene los goles asegurados (ah, maldita palabra), pero sí tiene opciones de marcar. Los arqueros no son infalibles si se tienen buenos delanteros, y Teófilo Gutiérrez, Jackson Martínez y Adrián Ramos tienen algo de definición.

Pero acá el fútbol debe ser difícil.

En la selección, para ganar un partido se sale con cuatro volantes de marca. Al frente, sale otro equipo con tres de marca, y que para colmo está jugando malísimo. Qué se hace? Sacar un volante de marca y atacar más? No! Se queda uno quieto, hace cara de profundo análisis, no dice ni mu y ve cómo sus jugadores se estrellan con todo y con todos, incluyendo a sí mismos. Y sólo se le ocurre despabilarse cuando (expulsión de un contrario, gol uruguayo, y como 10 posibilidades de gol en el camino) expulsan de la forma más hijueputa posible a Teófilo. Y aún así, el cambio para meter un delantero demora 10 minutos. Evidentemente Lara analiza partidos de esta forma:



Paremos acá. La lógica dice: "si funciona, por qué cambiarlo?". Pues bien, funcionó meter a Hernández con Moreno contra Ecuador. Y en efecto, Lara metió a Hernández... por Moreno.

Dejen así. Llegó el empate, fruto de puro empuje de parte de la L10rona (que por una vez sudó la camiseta, logro notable) el fútbol se derrumbó. Mi hermano, que veía el partido a mi lado, dijo "desconozco a la selección: están jugando bien!). Luego del segundo gol uruguayo... bueno, sobran más explicaciones.

Colombia está eliminada. Octavos con 20 puntos. Y la cosa pinta para empeorar: mientras el cuarto, Ecuador, se enfrenta con Uruguay (sexto) en Quito (hay que verle el lado amable: un empate los deja jodidos a ambos) y el quinto, Argentina, tiene al frente a Perú en cancha argentina por definir, Colombia se enfrenta contra Chile, que irá a buscar seguramente el pase directo, en Medellín. Venezuela juega con un clasificado Paraguay en Puerto Ordaz. Cabe suponer: ahí se acaban las opciones matemáticas, con el sencillo resultado de que Colombia pierda y Argentina o Ecuador ganen.

Y en caso que la selección conserve las chances, queda en el camino Paraguay. Y Ecuador, contra Chile en Santiago. Venezuela sale de la pelea porque le toca contra una aplanadora dirigida por Dunga, en medio de la manigua (en serio: el partido se jugará en el estadio Morenao de Campo Grande, Mato Grosso do Sul, Brasil). Y... el tongo, Uruguay - Argentina en Montevideo.

Claro, hay opciones. Pero qué. Yo ya las quemé. No las hay, y voy a ver los partidos de la eliminatoria en octubre con la intención de ver buen fútbol. No podemos depender de la droga que Maradona meta en el entretiempo, ni de que se maten los uruguayos a trompadas con los ecuatorianos. Colombia, vamos ya pensando en el mundial! El de parqués, en el fútbol no servimos.

2 Comments:

Camilo (a.k.a. FiDoX) said...

seee mache... Ya estamos por fuera... yo lo dije a su tiempo... una selección donde el técnico confie en Abel Aguilar y Guarín... esta destinada a ver el mundial por TV

Link said...

Prefiero que se empiece a confiar en un Aguilar de 20 y ñapa a que se crea que un treinañero como Hernández deba seguir siendo convocado porque es el salvador.

Acá hizo falta fiscalizar más la labor de Pinto dentro del equipo; su actitud sangrona lo reventó y se pasó de un equipo que jugaba feo pero que sacaba resultados a ser un equipo que no sólo jubaga feo sino que le sonsacaban los puntos.

Yo ya me mamé: Ramao Díaz o Muerte (?)