Corticas y al pie, Edición Mundial Número 1

"Eu opino que os rivales mais peligrosos do Brasil son as vuvuzelas" (?)

Luego de meses enteros sin escribir esta popular (?) sección de nuestro sitio, Falta contra el Balón aprovecha la coyuntura para poder hablar varias cosas que la Presidencia ha considerado dignas de comentar sobre la Copa Mundial. No, no comentamos partidos, no somos Peláez, ni Mejía, ni Varsky, y aunque seamos más que Bonnet, no nos vamos a rebajar a su nivel (?).

Por eso, en Falta contra el Balón, hoy presentamos la crítica a tres sucesos del mundial. Estupideces, tal vez. Si espera mi análisis de fútbol, no lo voy a hacer sino hasta que inicien los octavos...


El Jabulani, culpable

Adidas lleva más de 40 años haciendo balones para su uso en los Mundiales. Desde el Telstar que se movió en México 70, hasta el Jabulani que hoy día es pateado entre Pretoria y Ciudad del Cabo. Aún así, el balón se ha convertido en una cosa de polémica durante los partidos jugados en esta Copa, e incluso desde antes. Ya no sólo son los arqueros, que se quejaban porque balones como el Fevernova permitían hacer cambios mucho más bruscos de dirección y facilitaban el trabajo de los delanteros, los que se han mostrado descontentos con la última maravilla de Adidas.

Gary Medel prueba la resistencia del Jabulani a, aparentemente, baja presión. Aunque la foto fue tomada DURANTE el partido.

El principal problema que se le achaca al baloncito es que es demasiado liso y demasiado ligero. Quienes hemos jugado fútbol con esos balones plásticos que parecen globos de fiestas (a la hora de la hora loca, yo siempre sorprendo a todos -?-) sabemos lo difícil que es manejar un balon ligero y liso. Rebota como quiere, se va a donde le da la gana, es muy sensible al viento, etcétera. Las críticas al Jabulani van por esa misma parte: el balón es muy delicado al viento. Además, al ser muy liso, es sumamente sensible a la forma como le pegue el jugador, es decir, "se va para donde le da la gana". Y esto ha sido catalogado como el argumento para que los partidos de esta primera vuelta de la ronda de grupos hayan tenido pocos tiros de larga distancia, y ningún gol de tiro libre, por ejemplo.

Aunque la gente de Adidas argumenta que esto puede ser por la altura sobre el nivel del mar que tiene media Suráfrica, más que por el balón (Johannesburgo queda a 2200 msnm, por ejemplo, y las únicas sedes al nivel del mar son Durban, Port Elizabeth y Ciudad del Cabo), todavía queda pendiente revisar esa parte. Y probablemente la FIFA, para Brasil, tenga que revisar este tema.
__________________________________

El desierto a 0°

Esta es una crítica más a los canales nacionales que otra cosa, parte de la IGNORANCIA de los medios en la previa del Mundial. Aunque no se puede esperar más de aquellos que confunden, como Javier Fernández Franco "el Cagante del Gol", a Gerard Piqué con Nelson Piquet (el Cagante se pasaba diciendo "la lleva Piqued", peculiar pronunciación que escuché muchas veces para referirse a Nelsinho de parte de Germán Mejía), o que son capaces de equivocar todos los nombres de la selección alemana excepto Mario Gómez y Cacau. Hasta a Marko Marin lo pifiaron, le decían "Marín", como si viniera de Manizales y no de Bosnia.

Pues bien, como muchos vimos, las propagandas previas a la Copa del Mundo prometían un mundial "salvaje", con imágenes de las estepas africanas, leones (y no sólo Zakumi), elefantes, gacelas e hipopótamos. Estereotipos? Qué va!

Pues bien, el Mundial, de manera realmente poco sorprendente para cualquiera que tenga idea de lo que significa la palabra "estaciones", se está jugando en temperaturas frías. Y el hecho que se juegue en la altura en ciudades como Johannesburgo, que se encuentran a la misma altura de Manizales, sólo potencia este hecho. Es como asumir que un mundial en Canadá se jugará en el frío, en julio, cuando las temperaturas en Montreal y Toronto son en promedio de 25°. Así mismo, el clima en Suráfrica, además de frío, ha sido lluvioso, dando complicaciones especiales a partidos como Italia - Paraguay el domingo.

Como dice mi hermano, "no me alegro por cómo la han cagado, pero me da un fresquito..."
_____________________________________

Vuvuzelas, los enemigos de todo el mundo

Desde que se supo que el Mundial se haría en Suráfrica, los periodistas europeos (que al contrario de los colombianos, sí investigan antes de salir con barrabasadas) habían puesto las alarmas sobre una cuestión cultural surafricana que podría ser muy molesta, e incluso peligrosa, para los jugadores: el hecho que los hinchas alentaran a los Bafana Bafana con escandalosas cornetas que tienen el mismo efecto del pito de un camión, llamadas "vuvuzelas".

Que haya ese tipo de cornetas no es nada raro. En realidad, no lo es! Piense usted, amigo lector, en las bocinas de aire que suenan en los partidos de las selecciones alemana, o el famoso pito de camión de La 25, alimentado por aire comprimido. El problema principal con las vuvuzelas es que las bocinas y chicharras comunes en los estadios del mundo suenan un tiempo, mientras que las vuvuzelas son un escándalo continuo. Y escándalo es una palabra perfecta para describirlo, ya que, según la medida de los científicos, las vuvuzelas alcanzan 127 decibeles. Es decir, el mismo nivel de bulla de un Boeing 747.

Por supuesto, los jugadores han salido a quejarse. Por un lado, los serbios dijeron que Ghana les ganó a punta de vuvuzelas; México argumentó que su pésimo desempeño en el partido inaugural fue por el ruido continuado, que les quitó la concentración, y Wayne Rooney puso el grito en el cielo (pun intended) sobre la imposibilidad de oír a los compañeros y técnicos, debido al escándalo.

Como escribo esto durante el partido Suráfrica - Uruguay, el ruido de las vuvuzelas fue amortiguado de forma rotunda por el gol de Forlán. Aún así, un repentino aumento del interés de estas cosas, gracias a, entre otras cosas, la polémica creada, parece anunciar que las vuvuzelas irán a expandirse por el mundo. Temo por los oídos de los asistentes al estadio si unas barras bravas se dedican a putearse a vuvuzelazos en un Tolima - Cortuluá...
_______________________________

1 Comment:

Juanma said...

Muy buen post, don mache pero vamos a comentarlo por pedazos.
Sobre el balón: pues por acá estuvimos jugando con una réplica del jabulani (el dueño del balón dijo haberlo comprado en adidas) y fue una deliciosura en piés inexpertos en el arte de darle patadas a un balón hicimos varios goles, algunos de "bonita factura". Por lo que esperabamos que este fuera un mundial con muchos y muy bonitos goles, pero hasta ahora aparte de la cagada de green no le he visto ventajas de jugar con esa pelota.
Sobre el clima y las vuvuzuelas. (o mejor dicho sobre los comentaristas): Hace exactamente un año se jugó la copa confederaciones, con un cubrimiento para colombia casi similar al de este mundial y nuestro queridos comentaristas ya sabían del clima y de las vuvuzuelas; además las corneticas también hicieron estragos en la copa de África, tanto así que caracol llevó micrófonos con filtro (que no se porque no lo han usado) y mejor corto acá porque ellos mismos dieron una serie de recomendaciones en la confederaciones que ellos mismos ignoraron totalmente en este viajecito...